EDITORIAL


Edición Número 252 del 1º de Mayo de 2019

MALARGÜE DEBE SER UNA REGIÓN

En esta misma sección hemos expresado más de una vez que Malargüe es un departamento totalmente distinto al resto de la provincia y, por ende, merece un tratamiento especial a la hora de fijar políticas por parte del Estado.

El presidente de la Cámara de Comercio y actividades a fines de Malargüe, Marcelo Schajnovetz, en su discurso con motivo del almuerzo de las fuerzas vivas el pasado 16 noviembre, dijo “…fundamentando lo diferente de Malargüe con el resto de la provincia, es que se requiere de una visión especial al momento de legislar y aplicar políticas públicas”.

Ningún departamento de Mendoza tiene las características del nuestro. Ocupamos con los 41.317 km2, poco más de un cuarto de los 148.827 km2 que tiene la superficie total de Mendoza.

Estamos a prácticamente 200 kilómetros de la ciudad más cercana. Tenemos localidades ubicadas dentro de nuestro departamento a más de 300 kilómetros. Nuestra superficie con posibilidades de cultivo es ínfima.

La densidad poblacional no llega a un habitante por kilómetro cuadrado y los habitantes de la zona rural están sumamente desperdigados.

La mayoría de las rutas se encuentran sin pavimentar y son, en general, de difícil mantenimiento.

Es complejo lograr la radicación de profesionales de salud, por lo cual el déficit de especialidades médicas en inmenso.

La ganadería caprina es de subsistencia y las políticas que se implementan a nivel gubernamental para el sector ganadero prácticamente la ignoran como actividad económica. La emigración juvenil del campo a la ciudadestá dejándolo sin mano de obra.

En materia turística tenemos una gran cantidad de paisajes incomparables a nivel mundial que se pierden por errática política de promoción.

Los organismos descentralizados son escasos y con prácticamente ningún poder de decisión para la resolución de los problemas que se presentan.

Se nos impide el desarrollo minero metalífero, que podría palear la gran desocupación que tenemos

El clima es otra variable que nos diferencia, somos la puerta norte de la Patagonia.

Seguir ahondando en argumentos reforzando lo que hemos planteado solo es agregar palabras a lo evidente.

“Malargüe es más que un departamento, es en sí mismo una región. No se lo puede medir en función de la cantidad de habitantes o por las distancias, hay que medirlo en función de su potencial presente y futuro”, como alguien dijo recientemente desde nuestras propias páginas.
OTRAS DE LA SECCIÓN EDITORIAL
LA FIESTA DE TODOS
La edición número 34 de la Fiesta Nacional del Chivo, sin lugar a dudas, es la que más concurrencia de público ha tenido hasta el momento, sobrepasando las expectativas de los propios organizadores. Nadie discute seriamente que en la sumatoria de todas las actividades más de 100.000 almas se dieron cita.
DESTRUIR AL QUE HACE, UN DEFECTO MALARGÜINO
Los malargüinos tenemos como pueblo muchas virtudes. En general, somos hospitalarios con quien llega, buenos anfitriones, generosos a la hora de colaborar con alguna campaña solidaria, defensores de nuestras tradiciones, respetuosos, amigables, cuidadosos del ambiente, orgullosos del pedazo de suelo que habitamos, entre muchas otras cosas positivas.
LA GENERACIÓN DE EMPLEO PRIVADO
Cuando las cosas en la vida cotidiana de las personas no salen bien o como se han planificado quedan dos caminos a seguir, el primero de ellos es quedarse estático preguntándose por qué, golpearse el pecho para lastimar desde afuera el corazón, llenarse de angustia, deprimirse. Es decir, quedarse solo con lo negativo y eso no es bueno. El otro camino que queda es preguntarse el para qué y esa pregunta abre el camino a ver las cosas de manera positiva y a ponerse a buscar soluciones que ayuden a superar los obstáculos.
CUANDO LA POLÍTICA SE EQUIVOCA
Cuando la dirigencia política se equivoca pierden las instituciones. A los largo de la historia mundial y de nuestro país hay claros ejemplos de lo que acabamos de afirmar. En tiempo de Cristo el pueblo solicitó a gritos que dejaran en libertad al delincuente Barrabás, más cerca en el tiempo, las dos guerras mundiales, el holocausto. En nuestro país los golpes de Estado que se dieron en el siglo pasado y la crisis del 2001, son más que ilustrativo de lo que afirmamos.
PASAR DE LA POTENCIA A LA REALIDAD
El gran desafío al que se enfrenta la flamante gestión municipal que conduce el Lic. Juan Manuel Ojeda es pasar del Malargüe potencia al Malargüe realidad.
UN GOBIERNO QUE “NO SE SUPO VENDER”
El 10 de diciembre Jorge Vergara Martínez deja el timón de la municipalidad de Malargüe en manos de Juan Manuel Ojeda, que llegará a la intendencia también por Cambia Mendoza, aunque perteneciendo a un sector interno distinto.
EL MALARGÜE QUE DEPENDE DE CADA MALARGÜINO
Mañana festejaremos el 69 aniversario de la segunda fundación de nuestro departamento, de este Malargüe que hemos elegido como nuestro lugar en el mundo para vivir y desarrollarnos tanto en el plano del bienestar económico como en humano, familiar.
EL VOTO MALARGÜINO
El largo proceso electoral que terminó el domingo pasado dejó varias notas en Malargüe que deben ser estudiadas por especialistas del ámbito de la ciencia política y de la sociología, pero que a nivel periodístico también merecen un análisis.
ELECCIONES DECISIVAS PARA NO TOMAR EL CAMINO VENEZOLANO
En nuestro Tema Central presentamos el testimonio de seis de los 24 venezolanos que han elegido en los últimos años a Malargüe como su lugar de residencia, escapando de la crisis política, social, moral y económica que se vive en el país caribeño. Los testimonios de lo que está pasando en su tierra son duros. El padre de Carolyne murió por no tener acceso a un medicamento simple y de bajo costo, en la Argentina de Macri, pero imposible de conseguir y mucho menos pagar en la Venezuela del dictador Nicolás Maduro. Otra mujer decidió salir cuando pasó dos días sin tener qué darle de comer a su hijita de cuatro años.
EL RESPETO DEL VOTO DE LA GENTE
“Yo soy democrático y espero lo que decida el pueblo” le dijo al periodismo el abanderado del justicialismo a la intendencia de Malargüe, José Barro, el pasado domingo al momento de presentarse a votar. Horas después, con verdadera hombría de bien, reconocía el resultado adverso, reiteraba sus palabras, felicitaba a su ocasional adversario y le deseaba lo mejor para que también al pueblo de Malargüe le vaya bien. En definitiva, respetó con altura la voluntad popular.
“EL JOSÉ” O “EL JUAN MANUEL”
Estamos a sólo días de definir mediante nuestro voto quién será el hombre que dirija los destinos de Malargüe por los próximos cuatro años. Solo dos son los candidatos, los actuales concejales Juan Manuel Ojeda, por Cambia Mendoza, y José Barro, de Elegí Mendoza, “El Juan Manuel” y “El José”, como les dicen sus allegados.