EDITORIAL


Edición Número 253 del 15 de Mayo de 2019

LO INSTITUCIONAL Y LO ELECTORAL

La sabia Constitución que tiene la provincia de Mendoza, que impide la reelección del gobernador y del vicegobernador, les ha dado a esas figuras un grado de reconocimiento y de rol institucional muy marcados, que por ello ha llevado a que aquí exista un clima político de respeto y madurez cívica muy distinto al del resto de las provincias argentinas, que nos debe enorgullecer a todos los mendocinos. Por eso debemos cada vez más pedir a nuestros representantes ese compromiso con el respeto a la institucionalidad.

Desde el retorno a la democracia en 1983 los gobiernos de extracción justicialista y radical que hemos tenido en nuestra provincia se han apresurado a inaugurar obras en Malargüe y realizar anuncios de otras en fechas cercanas a las elecciones, tanto de medio término o legislativas como aquellas donde se eligen también cargos ejecutivos.

Históricamente, también, la presencia de los gobernadores en nuestro departamento han sido esporádicas durante sus mandatos y se han incrementado en proximidades de fechas electorales. El caso del actual mandatario, Lic. Alfredo Cornejo, no es la excepción. En los últimos 30 días ha estado tres veces, casi la misma cantidad de visitas realizadas durante los casi tres años y medio que lleva de mandato.

Siempre en compañía de Rodolfo Suárez, el hombre que designó a dedo para que fuera su precandidato a la gobernación, Cornejo en cada acto institucional en el que participó en estas últimas visita no tuvo empacho en pedir, con nombre y apellido, el voto para su delfín, siempre con un gesto adusto y de reproche, especialmente hacia aquellos periodistas que, como los de nuestro medio, se atreven a preguntar y repreguntar.

Cornejo al haber mezclado la histórica lucha de las fuerzas vivas del sur mendocino por el transporte de cargas a través de Paso Pehuenche, la reclamada repavimentación de la ruta provincial 222 a Valle de Las Leñas y la inauguración de la demandada infraestructura propia para la escuela Luis Pasteur con el proceso electoral hecho que muchas personas se sientan molestas e incómodas, es que cambiar el rol institucional de la figura del gobernador por el de jefe de campaña en actos públicos no es algo que al mendocino medio le agrade.

Confundir lo institucional con lo electoral, por más urgencias que hoy tenga el gobernador con candidatos que él eligió pero que no miden en las encuestas, no le hace bien a la cultura cívica que nos distingue a los mendocinos y que todos debemos preservar.



OTRAS DE LA SECCIÓN EDITORIAL
“EL JOSÉ” O “EL JUAN MANUEL”
Estamos a sólo días de definir mediante nuestro voto quién será el hombre que dirija los destinos de Malargüe por los próximos cuatro años. Solo dos son los candidatos, los actuales concejales Juan Manuel Ojeda, por Cambia Mendoza, y José Barro, de Elegí Mendoza, “El Juan Manuel” y “El José”, como les dicen sus allegados.
TODO VOTO ES UN MENSAJE
“Las PASO sin sentido que cobran sentido” titulamos la Editorial del número pasado de periódico Ser y Hacer de Malargüe, la que concluimos diciendo “las PASO son una obligación, un derecho y una oportunidad de expresarse”.
LAS PASO SIN SENTIDO QUE COBRAN SENTIDO
Los argentinos nos encontramos en las vísperas de una nueva elección, en este caso Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) para dirimir los cargos de presidente, vicepresidente y legisladores nacionales en el caso de Mendoza solo diputados. En nuestro Tema Central damos información sobre este tema y las propuestas que llevan las distintas agrupaciones que se presentan.
HAY QUE PONERLE RACIONALIDAD A LAS FIESTAS DE MALARGÜE
En 2020 la fiesta de provincial de la nieve y el estival nacional del chivo tienen que tener racionalidad y participación del sector privado, de lo contrario Malargüe pierde, como lamentablemente nos ha pasado en este año.
LOS QUE SE VIENE, COMERCIOS A CIELO ABIERTO
La flamante conducción de la Cámara de Comercio y actividades a fines de Malargüe se ha planteado trabajar para que Malargüe sea una ciudad de “comercios a cielo abierto”, programa que desde hace casi 20 años viene implementando la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).
LOS DESAFÍOS DE BARRO Y OJEDA
Cuando el eco de las elecciones PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias) del pasado domingo comienza a acallarse es bueno reflexionar sobre los desafíos que tienenJosé Barro y Juan Manuel Ojeda, ahora ya candidatos que siguen en carrera para llegar a la intendencia.
GARANTIZAMOS LA PLURALIDAD
Vivimos en la Argentina de la grieta. Es esta, como se ha escrito, “una sociedad radicalizada en exceso, en la que los extremos y la intolerancia destacan sobre la racionalidad, la libertad y el respeto”. Nadie acepta a quien opina diferente y estamos siempre prestos a pedir las cabezas de quien no piensa como yo. Sólo aceptamos una opinión, la cada uno de nosotros. Hay un desprecio por el contrario.
MALARGÜE DEBE SER UNA REGIÓN
En esta misma sección hemos expresado más de una vez que Malargüe es un departamento totalmente distinto al resto de la provincia y, por ende, merece un tratamiento especial a la hora de fijar políticas por parte del Estado.
UNA ZONA NO DEFINIDA EN LA ZONA
La recategorización del ítem zona dispuesta por la Dirección General de Escuelas ha generado molestias en el sector docente de toda la provincia, particularmente en Malargüe la medida, que sorprendió a los trabajadores de la educación, marca un total desconocimiento respecto de las características geográficas, climáticas, sociales y económicas, entre otras de nuestro extenso departamento.
REGAR LAS CALLES PARA QUE PASE EL GOBERNADOR
Quien vivió en la zona de barrios, especialmente en los de la zona sur, de la entonces Villa de Malargüe en las décadas de 1970 y 1980, como seguramente sucedió en las anteriores, recordará que las calles se regaban por parte del municipio “de vez en cuando”. Eso sí, el día anterior y la misma jornada de la visita de un Ministro o del mismo Gobernador de la provincia se “enlagunaban” las arterias por donde iba a pasar en su recorrida hacia la inauguración de alguna obra, entrega de algún terreno o cuando se visitaba una escuela. La limpieza de las calles y hasta las veredas se hacía con esmero en el circuito que recorrería la caravana de funcionarios visitantes y locales. Era común en la época escuchar de boca de los vecinos “pueda ser que venga pronto el gobernador y pase por nuestra calle para que la arreglen y la rieguen”.