EDITORIAL


Edición Número 255 del 15 de Junio de 2019

LOS DESAFÍOS DE BARRO Y OJEDA

Cuando el eco de las elecciones PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias) del pasado domingo comienza a acallarse es bueno reflexionar sobre los desafíos que tienenJosé Barro y Juan Manuel Ojeda, ahora ya candidatos que siguen en carrera para llegar a la intendencia.

Desde lo estrictamente electoral, ambos tienen que sumar más votos para llegar a cumplir el objetivo de sentarse en el sillón que ocupa Jorge Vergara Martínez. Ojeda debe lograr que las 5.720 personas que optaron por Cambia Mendoza, en las tres expresiones que se presentaron por ese espacio, ahora lo voten a él y además salir en la conquista de por lo menos el 50 % de quienes lo hicieron por Celso Jaque y los otros partidos que no consiguieron pasar a la elección general. Barro también debe salir en busca de más votos del otro espacio peronista, casi en la misma proporción que lo debe su hacer su contrincante, y sumar el otro 50 % de quienes lo hicieron por las agrupaciones menos favorecidas por el electorado. La tarea no parece fácil ni para uno ni para otro, máxime cuando resuena en la cabeza de todos lo sucedió en 2015 cuando se impuso Vergara con votos que le llegaron de quienes habían votado en las primarias a opciones del entonces oficialismo.

El que gane en setiembre deberá armar un gabinete que dé respuestas a lo que hoy pide a gritos la sociedad, con los mejores, sin importar la militancia en agrupaciones políticas e incluso convocando a personas independientes pero de gran prestigio en organizaciones intermedias e incluso en la vida profesional o empresarial. Ambos dicen que lo harán, el tiempo será testigo de si deciden afrontar ese reto.

El siguiente desafío pasará por plasmar el gran proyecto que saque a Malargüe de años de postergación, para lo cual es necesario que se generen fuentes de trabajo genuinas, lo más alejadas del Estado, en cualquiera de sus tres niveles. Que se ofrezcan posibilidades de hábitat digno a tantas familias que hoy no lo tienen, que breguen por oportunidades para los jóvenes, tanto en el desarrollo humano como a nivel económico.

Finalmente, él último, pero no por ello menos importante, que es el de generar una cultura cívica entre la población para que deje de mirar a los políticos como una especie de Reyes Magos, que solo llegan en un determinado tiempo a regalarles cosas y hacerles promesas que jamás cumplen. Una cultura cívica que debe basarse en el compromiso comunitario de mirar al otro para sumarlo a trabajar en bien de la comunidad.



OTRAS DE LA SECCIÓN EDITORIAL
EL RESPETO DEL VOTO DE LA GENTE
“Yo soy democrático y espero lo que decida el pueblo” le dijo al periodismo el abanderado del justicialismo a la intendencia de Malargüe, José Barro, el pasado domingo al momento de presentarse a votar. Horas después, con verdadera hombría de bien, reconocía el resultado adverso, reiteraba sus palabras, felicitaba a su ocasional adversario y le deseaba lo mejor para que también al pueblo de Malargüe le vaya bien. En definitiva, respetó con altura la voluntad popular.
“EL JOSÉ” O “EL JUAN MANUEL”
Estamos a sólo días de definir mediante nuestro voto quién será el hombre que dirija los destinos de Malargüe por los próximos cuatro años. Solo dos son los candidatos, los actuales concejales Juan Manuel Ojeda, por Cambia Mendoza, y José Barro, de Elegí Mendoza, “El Juan Manuel” y “El José”, como les dicen sus allegados.
TODO VOTO ES UN MENSAJE
“Las PASO sin sentido que cobran sentido” titulamos la Editorial del número pasado de periódico Ser y Hacer de Malargüe, la que concluimos diciendo “las PASO son una obligación, un derecho y una oportunidad de expresarse”.
LAS PASO SIN SENTIDO QUE COBRAN SENTIDO
Los argentinos nos encontramos en las vísperas de una nueva elección, en este caso Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) para dirimir los cargos de presidente, vicepresidente y legisladores nacionales en el caso de Mendoza solo diputados. En nuestro Tema Central damos información sobre este tema y las propuestas que llevan las distintas agrupaciones que se presentan.
HAY QUE PONERLE RACIONALIDAD A LAS FIESTAS DE MALARGÜE
En 2020 la fiesta de provincial de la nieve y el estival nacional del chivo tienen que tener racionalidad y participación del sector privado, de lo contrario Malargüe pierde, como lamentablemente nos ha pasado en este año.
LOS QUE SE VIENE, COMERCIOS A CIELO ABIERTO
La flamante conducción de la Cámara de Comercio y actividades a fines de Malargüe se ha planteado trabajar para que Malargüe sea una ciudad de “comercios a cielo abierto”, programa que desde hace casi 20 años viene implementando la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).
GARANTIZAMOS LA PLURALIDAD
Vivimos en la Argentina de la grieta. Es esta, como se ha escrito, “una sociedad radicalizada en exceso, en la que los extremos y la intolerancia destacan sobre la racionalidad, la libertad y el respeto”. Nadie acepta a quien opina diferente y estamos siempre prestos a pedir las cabezas de quien no piensa como yo. Sólo aceptamos una opinión, la cada uno de nosotros. Hay un desprecio por el contrario.
LO INSTITUCIONAL Y LO ELECTORAL
La sabia Constitución que tiene la provincia de Mendoza, que impide la reelección del gobernador y del vicegobernador, les ha dado a esas figuras un grado de reconocimiento y de rol institucional muy marcados, que por ello ha llevado a que aquí exista un clima político de respeto y madurez cívica muy distinto al del resto de las provincias argentinas, que nos debe enorgullecer a todos los mendocinos. Por eso debemos cada vez más pedir a nuestros representantes ese compromiso con el respeto a la institucionalidad.
MALARGÜE DEBE SER UNA REGIÓN
En esta misma sección hemos expresado más de una vez que Malargüe es un departamento totalmente distinto al resto de la provincia y, por ende, merece un tratamiento especial a la hora de fijar políticas por parte del Estado.
UNA ZONA NO DEFINIDA EN LA ZONA
La recategorización del ítem zona dispuesta por la Dirección General de Escuelas ha generado molestias en el sector docente de toda la provincia, particularmente en Malargüe la medida, que sorprendió a los trabajadores de la educación, marca un total desconocimiento respecto de las características geográficas, climáticas, sociales y económicas, entre otras de nuestro extenso departamento.