EDITORIAL


Edición Número 260 del 1º de Setiembre de 2019

11 AÑOS HACIENDO SER Y HACER DE MALARGÜE

Con esta edición Nro. 260, Ser y Hacer cumple sus primeros 11 años de vida junto a los malargüinos, llegando a cada hogar los 1 y 15 de cada mes, puntualmente.

Somos el medio escrito de mayor tirada en el departamento, llegando no solo a todos los sectores de la ciudad sino también a la zona rural, con más de 60 puntos de venta.

En tiempos donde la prensa gráfica tiende a desaparecer nos mantenemos con un número de lectores considerables, que nos alientan a seguir el camino emprendido y hemos logrado consolidarnos también en el mundo digital, donde cada día más personas nos eligen para informarse.

En más de una oportunidad hemos señalado que el periodismo no ha sido, no es, ni será nunca objetivo porque cada medio de comunicación y cada periodista interpreta los hechos desde su visión de las cosas, impregnados de ideas y creencias como lo hace cualquier otra personas. No somos objetivos, entonces, pero si procuramos cada día ser más y más pluralistas.

Nuestros periodistas entienden que la profesión es una manera de vivir, que el periodismo es su razón de vivir, su identidad. Como alguna vez dijo el gran periodista polaco RyszardKapuscinski para ellos “el periodismo es intencional…Se fijan un objetivo e intentan provocar algún tipo de cambio”. Su deber es informar, informar de manera que ayude a la comunidad malargüina a la que pertenecen y no fomentando el odio o la arrogancia. “La noticia debe servir para aumentar el conocimiento del otro, el respeto del otro”. Es que, como desde el primer día señalamos, los valores del periódico y de quienes trabajamos en él son la “veracidad, el pluralismo, la ética periodística y el compromiso social” como lo demostramos a diario.

Nuestro éxito comercial y editorial es también por nuestros fieles lectores y seguidores que permanentemente nos nutren con sus comentarios, críticas constructivas, sugerencias, que nos proponen tareas concretas, aquienes agradecemos profundamente.

Nos esperanzamos con que en el futuro podamos seguir transitando el camino emprendido con plena libertad de expresión, como en estos últimos tres años y medios hemos tenido en el país, con que podamos seguir capacitándonos para afrontar los desafíos del mundo globalizado y tecnológico, con poder seguir haciendo periodismo para todos los malargüinos, reflejando el Ser y Hacer de Malargüe.



OTRAS DE LA SECCIÓN EDITORIAL
“EL JOSÉ” O “EL JUAN MANUEL”
Estamos a sólo días de definir mediante nuestro voto quién será el hombre que dirija los destinos de Malargüe por los próximos cuatro años. Solo dos son los candidatos, los actuales concejales Juan Manuel Ojeda, por Cambia Mendoza, y José Barro, de Elegí Mendoza, “El Juan Manuel” y “El José”, como les dicen sus allegados.
TODO VOTO ES UN MENSAJE
“Las PASO sin sentido que cobran sentido” titulamos la Editorial del número pasado de periódico Ser y Hacer de Malargüe, la que concluimos diciendo “las PASO son una obligación, un derecho y una oportunidad de expresarse”.
LAS PASO SIN SENTIDO QUE COBRAN SENTIDO
Los argentinos nos encontramos en las vísperas de una nueva elección, en este caso Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) para dirimir los cargos de presidente, vicepresidente y legisladores nacionales en el caso de Mendoza solo diputados. En nuestro Tema Central damos información sobre este tema y las propuestas que llevan las distintas agrupaciones que se presentan.
HAY QUE PONERLE RACIONALIDAD A LAS FIESTAS DE MALARGÜE
En 2020 la fiesta de provincial de la nieve y el estival nacional del chivo tienen que tener racionalidad y participación del sector privado, de lo contrario Malargüe pierde, como lamentablemente nos ha pasado en este año.
LOS QUE SE VIENE, COMERCIOS A CIELO ABIERTO
La flamante conducción de la Cámara de Comercio y actividades a fines de Malargüe se ha planteado trabajar para que Malargüe sea una ciudad de “comercios a cielo abierto”, programa que desde hace casi 20 años viene implementando la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).
LOS DESAFÍOS DE BARRO Y OJEDA
Cuando el eco de las elecciones PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias) del pasado domingo comienza a acallarse es bueno reflexionar sobre los desafíos que tienenJosé Barro y Juan Manuel Ojeda, ahora ya candidatos que siguen en carrera para llegar a la intendencia.
GARANTIZAMOS LA PLURALIDAD
Vivimos en la Argentina de la grieta. Es esta, como se ha escrito, “una sociedad radicalizada en exceso, en la que los extremos y la intolerancia destacan sobre la racionalidad, la libertad y el respeto”. Nadie acepta a quien opina diferente y estamos siempre prestos a pedir las cabezas de quien no piensa como yo. Sólo aceptamos una opinión, la cada uno de nosotros. Hay un desprecio por el contrario.
LO INSTITUCIONAL Y LO ELECTORAL
La sabia Constitución que tiene la provincia de Mendoza, que impide la reelección del gobernador y del vicegobernador, les ha dado a esas figuras un grado de reconocimiento y de rol institucional muy marcados, que por ello ha llevado a que aquí exista un clima político de respeto y madurez cívica muy distinto al del resto de las provincias argentinas, que nos debe enorgullecer a todos los mendocinos. Por eso debemos cada vez más pedir a nuestros representantes ese compromiso con el respeto a la institucionalidad.
MALARGÜE DEBE SER UNA REGIÓN
En esta misma sección hemos expresado más de una vez que Malargüe es un departamento totalmente distinto al resto de la provincia y, por ende, merece un tratamiento especial a la hora de fijar políticas por parte del Estado.
UNA ZONA NO DEFINIDA EN LA ZONA
La recategorización del ítem zona dispuesta por la Dirección General de Escuelas ha generado molestias en el sector docente de toda la provincia, particularmente en Malargüe la medida, que sorprendió a los trabajadores de la educación, marca un total desconocimiento respecto de las características geográficas, climáticas, sociales y económicas, entre otras de nuestro extenso departamento.
REGAR LAS CALLES PARA QUE PASE EL GOBERNADOR
Quien vivió en la zona de barrios, especialmente en los de la zona sur, de la entonces Villa de Malargüe en las décadas de 1970 y 1980, como seguramente sucedió en las anteriores, recordará que las calles se regaban por parte del municipio “de vez en cuando”. Eso sí, el día anterior y la misma jornada de la visita de un Ministro o del mismo Gobernador de la provincia se “enlagunaban” las arterias por donde iba a pasar en su recorrida hacia la inauguración de alguna obra, entrega de algún terreno o cuando se visitaba una escuela. La limpieza de las calles y hasta las veredas se hacía con esmero en el circuito que recorrería la caravana de funcionarios visitantes y locales. Era común en la época escuchar de boca de los vecinos “pueda ser que venga pronto el gobernador y pase por nuestra calle para que la arreglen y la rieguen”.