EDITORIAL


Edición Número 261 del 15 de Setiembre de 2019

“EL JOSÉ” O “EL JUAN MANUEL”

Estamos a sólo días de definir mediante nuestro voto quién será el hombre que dirija los destinos de Malargüe por los próximos cuatro años. Solo dos son los candidatos, los actuales concejales Juan Manuel Ojeda, por Cambia Mendoza, y José Barro, de Elegí Mendoza, “El Juan Manuel” y “El José”, como les dicen sus allegados.

En nuestro Tema Central el lector podrá encontrar algunas de las propuestas de campaña y también adentrarse en cuestiones más íntimas como gustos, las conformaciones de sus familias, las horas que le dedican a ellas, entre otras.

La definición del próximo 29 será crucial para los malargüinos, es que en los últimos 11 años el municipio ha pasado a ser el principal empleados del departamento, cerca de 3.000 personas entre efectivos, contratados directos y contratados por locación de servicios forman parte de la planta de personal municipal. Ello contribuye a que por pagar sueldos se tenga que retacear la adquisición de insumos y bienes de capital, indispensable para la prestación de los servicios como se debiera. Pese a la cantidad de personal, la ciudad no luce limpia y en la mayoría de los parajes de la zona rural pasa lo mismo.

Desde que Raúl Rodríguez fuera intendente poco y nada se ha hecho desde la comuna para incentivar la producción. La Incubadora de Empresas, más allá de algunas buenas acciones que se concretaron de la mano de la actual Secretaria de Producción, Wanda Sandoval, sigue en deuda con respecto a generar nuevos empresas. Dos ejemplo para ilustrar lo que nos pasa en materia productiva: En las últimas temporadas el área cultivada de papa semilla se ubicada entre las 1.000 y las 1.100 hectáreas, cuando llegamos a tener temporadas de entre 1.600 y 1.800 hectáreas. Los productores de miel han disminuido, y como consecuencia el volumen de la producción, entre un 40 y un 50 %.

Las organizaciones de la sociedad civil con personería jurídica al día se pueden contar con los dedos de la mano. La informalidad de lo que debiera ser la sociedad organizada es la constante. Los jóvenes emigran del campo y a los que viven en la ciudad se les dificulta el acceso al empleo legal.

No estamos bien, es evidente, por eso nuestro voto no puede ser pensado solo en el bien propio o decidido por el bolsillo. Debemos votar con conciencia, pensando en qué es lo mejor para todos los malargüinos. Esperemos que “el José” o “el Juan Manuel”, cualquiera sea el elegido, esté a la altura de las circunstancias.



OTRAS DE LA SECCIÓN EDITORIAL
EL RESPETO DEL VOTO DE LA GENTE
“Yo soy democrático y espero lo que decida el pueblo” le dijo al periodismo el abanderado del justicialismo a la intendencia de Malargüe, José Barro, el pasado domingo al momento de presentarse a votar. Horas después, con verdadera hombría de bien, reconocía el resultado adverso, reiteraba sus palabras, felicitaba a su ocasional adversario y le deseaba lo mejor para que también al pueblo de Malargüe le vaya bien. En definitiva, respetó con altura la voluntad popular.
TODO VOTO ES UN MENSAJE
“Las PASO sin sentido que cobran sentido” titulamos la Editorial del número pasado de periódico Ser y Hacer de Malargüe, la que concluimos diciendo “las PASO son una obligación, un derecho y una oportunidad de expresarse”.
LAS PASO SIN SENTIDO QUE COBRAN SENTIDO
Los argentinos nos encontramos en las vísperas de una nueva elección, en este caso Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) para dirimir los cargos de presidente, vicepresidente y legisladores nacionales en el caso de Mendoza solo diputados. En nuestro Tema Central damos información sobre este tema y las propuestas que llevan las distintas agrupaciones que se presentan.
HAY QUE PONERLE RACIONALIDAD A LAS FIESTAS DE MALARGÜE
En 2020 la fiesta de provincial de la nieve y el estival nacional del chivo tienen que tener racionalidad y participación del sector privado, de lo contrario Malargüe pierde, como lamentablemente nos ha pasado en este año.
LOS QUE SE VIENE, COMERCIOS A CIELO ABIERTO
La flamante conducción de la Cámara de Comercio y actividades a fines de Malargüe se ha planteado trabajar para que Malargüe sea una ciudad de “comercios a cielo abierto”, programa que desde hace casi 20 años viene implementando la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).
LOS DESAFÍOS DE BARRO Y OJEDA
Cuando el eco de las elecciones PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias) del pasado domingo comienza a acallarse es bueno reflexionar sobre los desafíos que tienenJosé Barro y Juan Manuel Ojeda, ahora ya candidatos que siguen en carrera para llegar a la intendencia.
GARANTIZAMOS LA PLURALIDAD
Vivimos en la Argentina de la grieta. Es esta, como se ha escrito, “una sociedad radicalizada en exceso, en la que los extremos y la intolerancia destacan sobre la racionalidad, la libertad y el respeto”. Nadie acepta a quien opina diferente y estamos siempre prestos a pedir las cabezas de quien no piensa como yo. Sólo aceptamos una opinión, la cada uno de nosotros. Hay un desprecio por el contrario.
LO INSTITUCIONAL Y LO ELECTORAL
La sabia Constitución que tiene la provincia de Mendoza, que impide la reelección del gobernador y del vicegobernador, les ha dado a esas figuras un grado de reconocimiento y de rol institucional muy marcados, que por ello ha llevado a que aquí exista un clima político de respeto y madurez cívica muy distinto al del resto de las provincias argentinas, que nos debe enorgullecer a todos los mendocinos. Por eso debemos cada vez más pedir a nuestros representantes ese compromiso con el respeto a la institucionalidad.
MALARGÜE DEBE SER UNA REGIÓN
En esta misma sección hemos expresado más de una vez que Malargüe es un departamento totalmente distinto al resto de la provincia y, por ende, merece un tratamiento especial a la hora de fijar políticas por parte del Estado.
UNA ZONA NO DEFINIDA EN LA ZONA
La recategorización del ítem zona dispuesta por la Dirección General de Escuelas ha generado molestias en el sector docente de toda la provincia, particularmente en Malargüe la medida, que sorprendió a los trabajadores de la educación, marca un total desconocimiento respecto de las características geográficas, climáticas, sociales y económicas, entre otras de nuestro extenso departamento.