NOTICIAS


Edición Número 264 del 1º de Noviembre de 2019

CUANDO EL DOLOR SE TRANSFORMA EN ESPERANZA

Marcela Arjona y Marcelo Méndez tenían una pequeña, Florencia, de cinco años. Un día de diciembre de 2015 decidieron salir a pasear a la zona donde nace el río Malargüe y la niña sufrió un accidente. Fue traslada de inmediato al hospital pero los médicos poco podían hacer por ella. Una médica salió y sin poder mirarlos los ojos, por la emoción, les dijo a los padres que pensaran en la donación de órganos. Obviamente que ningún padre quiere escuchar esa noticia, pero a la mamá se vino a la memoria una conversación que “Flor” había tenido el día anterior con ella cuando estaban ordenando juguetes y la pequeña le dijo –“estos juguetes guardalos para cuando hermanitos y da todos los otros a otros chicos”-

En la cabeza de Marcela el “da todo” de su hija le hizo comprender que tenía que pensar en los demás, como Flor. Muchas personas rezaban para que el milagro se produjera, la madre supo en ese instante que ese milagro no sería para ella y Marcelo sino para otra familia y allí ambos, sin dudarlo, accedieron a la donación de los órganos.

“En ese momento tuvimos la capacidad de pensar en el otro, pensé en otra mamá y entonces para nosotros el dolor se transformó en esperanza, en alivio. Somos creyentes y eso nos ayudó muchísimo” expresó Marcela días pasados cuando con la intención de concientizar acerca de la importancia de donar órganos dialogó con los medios de comunicación junto a Elías, una de las personas que recibió órganos de “Flor”.

“Le agradecemos siempre a Dios que nos iluminó en ese momento, le pudimos dar una alegría a alegríaElías y su familia, ya que ellos pudieron seguir teniéndolo con vida. Desde hace dos años nos contactamos y ya somos familia. Siento a Elías como un sobrino o un hijo. Nos tenemos mucho cariño”, añadió la mujer, que luego comentó “en un momento así no hay que pensar en uno, sino en el otro. Sólo así el dolor se puede transformar en algo positivo”.

Elías Funes recibió el trasplante el 31 de diciembre de 2015, hoy tiene17 años, y manifestó “gracias a la generosidad de Marcela y Marcelo yo estoy vivo. Les pido a las personas que pasan por un momento tan duro que piensen en los demás y que alivien su sentimiento dando vida, la donación de órganos prolonga la vida del ser querido”.



OTRAS DE LA SECCIÓN NOTICIAS
POLICIALES
POR PRESUNTA “TRATA DE PERSONAS”CLAUSURAN BARES NOCTURNOS
En el marco de una investigación por el delito de “trata de personas”, en la madrugada del sábado 23 de noviembre, los agentes de la Policía Federal Argentina realizaron una serie de allanamientos en locales nocturnos de la cuidad.