Edición Número 22 del 1º de agosto de 2009

TÍTULO SUPLETORIO: UN DERECHO A LA PROPIEDAD
Por. Dr. Jonathan A. Spuri, Abogado Mat. Nac. 7360
Por. Dr. Jonathan A. Spuri, Abogado Mat. Nac. 7360


imagenes/FOTOS/FOTOS22/22Spuri.jpgEn el departamento de Malargüe existen distintos terrenos explotados a través de los años y en varios casos por distintas generaciones con destino a la explotación caprina, agrícola, ganadera, comercial etc.. En mucho de esos casos los titulares regístrales son desconocidos o a pesar de ser conocidos, ni ellos ni sus descendientes ejercieron sus derechos posesorios sobre esa propiedad, lo que acarrea un estado de incertidumbre sobre muchas familias que han invertido años de trabajo y ocupación sin saber a ciencia cierta cual es su destino ni su futuro ni el de las propiedades por ellos ocupadas y poseídas. De allí es que considero que el título supletorio es una herramienta jurídica trascendental y de suma importancia a los fines de conseguir una regularización de las propiedades privadas y obtener seguridad jurídica en las relaciones entre los hombres y las cosas.-
Para ello nuestra legislación Civil establece que a través del transcurso de los años se consolida la denominada prescripción adquisitiva (es un derecho por el cual el poseedor de una cosa mueble o inmueble adquiere la propiedad de ella por su posesión durante el tiempo fijado por ley), cumpliendo la misma una trascendental función social de consolidación del dominio de la persona que ejerce la posesión del terreno en forma quieta, pública, pacífica e ininterrumpida. El art. 4015 del Código Civil dispone que “…prescríbase también la propiedad de cosas inmuebles y demás derechos reales por la posesión continua de 20 años con ánimo de tener la cosa para sí, sin necesidad de título y buena fe por parte del poseedor.”
Existen en este departamento gente de campo llamados “puesteros” que desde hace mucho más de 20 años, ya sea por si o a través de sus antecesores poseen y ocupan campos. Por todo ello, es que el tema de la prescripción adquisitiva-título supletorio cumple un rol de trascendental importancia en el ámbito jurídico, por cuanto la misma tiende a estabilizar las relaciones de derecho (relación puestero-campo) de los mismos, tornándolas inatacables por el transcurso del tiempo, dando una justa solución al convertir en titular del derecho a quien durante el transcurso de varios años se ha comportado como si realmente fuera su dueño.-
La doctrina nacional nos dice que “….la posesión veinteañera es el título por excelencia que elimina cualquier otro”. Es decir aquella persona que acredite tener la cosa bajo su poder, que materialmente la somete como si fuera su dueño y en forma ininterrumpida, esos actos están probando la posesión, lo que esta indicando el derecho alegado.-
La realización de actos de cultivo y construcciones son actos que de acuerdo al art. 2384 del Cód. Civil acarrean la presunción de ser actos posesorios, que sumados a la posesión pública, continuada e interrumpida de una cosa, durante los plazos establecidos por la ley da lugar al nacimiento del derecho de propiedad.-
El Código Civil consagra dos clases de prescripciones adquisitivas: la de 10 años o "brevi manu" más buena fe y justo título (fundamento que determina que una persona posee o ha adquirido legítimamente un derecho, es decir todo documento que acredita el acto de la adquisición, por ejemplo un Boleto de Compraventa, y la de 20 años o "longa manu". Esta última es la que se opera por la posesión continuada e ininterrumpida de una cosa con ánimo de tenerla como propia durante el tiempo preseñalado, al cabo del cual se considera al poseedor previa tramitación judicial como propietario.-
El art. 2351 establece que “ la posesión….existe toda vez que una persona por si o por otro tenga una cosa bajo su poder con intención de someterla al ejercicio de un derecho de propiedad” a lo que debe agregarse que para que la posesión del inmueble o de la cosa produzca el efecto adquisitivo determinado por la ley es necesario que se ejerza animus domini, esto significa que es necesario que el poseedor tenga la intención, durante el plazo establecido, de tener y poseer el dominio de la cosa, es decir comportarse frente a si y frente a los terceros como el verdadero dueño en forma continua, ininterrumpida, pública y pacifica.-
En nuestro departamento es muy común que el actual poseedor de inmuebles no lo haya tenido en forma personal durante todo o parte del plazo legal, sino que se trata de una posesión que se traspasa de generación en generación lo cual es válido para iniciar el correspondiente titulo supletorio.-
A los fines de probar la prescripción adquisitiva en el correspondiente juicio por título supletorio, deberá el poseedor probar que esa posesión ejercida en la forma narrada a través de testigos que acrediten tal circunstancia, como así también a través de elementos probatorios que acrediten la realización de trabajos agrícolas, ganaderos, percepción de frutos, deslinde, construcción de mejoras, construcción de alambrados o todo tipo de reparaciones que en ellas se hagan, etc. y en general su ocupación durante el plazo previsto por la ley, además de la presentación de plano de mensura para título supletorio.





Leída: 3935 veces
GALERÍA
DE FOTOS
ESCUELA “MAPU MAHUIDA” DE BARDAS BLANCAS OBTUVO PREMIO PRESIDENCIAL
ALGUNAS DE FOTOS DE LA ÚLTIMA EDICION
JOSÉ BARRO “seguí trabajando del lado de la gente”
JUAN MANUEL OJEDA: “Quiero ser el oído del pueblo”
VERGARA:  “NOS HA FALTADO COMUNICACIÓN”
PROMATUR: “EL SECTOR PÚBLICO Y PRIVADO DEBEN TRABAJAR EN CONJUNTO”
EL 25 SE REALIZARÁ LA MARATÓN NOCTURNA
HALLOWEEN
Periódico Ser y Hacer de Malargüe
Redacción y administración: Cacique Millanquín 1074 Malargüe, Mendoza -Tel. Prensa: 54 260 15 4570011. Publicidad: 54 260 15 4316571- Dirección: Téc. Sup. en Periodismo: José Eduardo Araujo. Diagramación y Armado: Verónica Bunsters. Periodistas: José Eduardo Araujo - Pamela Rodríguez. Web Master: Téc. Sup. en Inf. David Zaragoza.