EDITORIAL


Edición Número 217 del 15 de Noviembre de 2017

CLÍNICA SUR, UNA BUENA NOTICIA

Comenzamos esta semana, la del cumpleaños Nro. 67 de la segunda fundación del departamento de Malargüe, con una buena noticia para quienes creemos en la complementación de lo público con lo privado, en este caso en el sector de la salud, la apertura de Clínica Sur.

Decile en papel

El establecimiento sanitario, propiedad de la familia de Marcelo Schajnovetz, viene a suplir una carencia, desde hace más de un año, cuando que cerrara sus puertas Clínica San Francisco, que funcionó también en el local de Villegas y Adolfo Puebla.

La inversión realizada por la familia Schajnovetz en materia de infraestructura, equipamiento y recursos humanos es más que significativa, si lo medimos en el aspecto económico, y casi titánica si se lo analiza desde el punto de vista de los numerosos trámites burocráticos que tuvo que realizar para cristalizar el desafío, que viene a darnos a los malargüinos otra opción más en materia de atención de nuestra salud.

Los retos que vienen ahora seguramente no serán fáciles poner a funcionar el nuevo quirófano, la sala de maternidad, el shock room (espacio preparado para recibir pacientes con patologías agudas de diversa complejidad), los consultorios externos y sumar profesionales de especialidades que hoy no hay en nuestra ciudad para evitar los traumáticos traslados a otros puntos de la provincia y el país.

Somos conscientes que contar con este nuevo centro asistencial Malargüe no soluciona las carencias de salud. Nuestro hospital Malargüe debe seguir creciendo en servicios y sumar más profesionales. Se deben sumar más y mejores ambulancias para la zona rural. Necesitamos un helicóptero con base en el aeropuerto local para realizar traslados de urgencias.

Viene ahora una etapa de mayor solidaridad entre quienes residimos aquí. Quien pueda pagar una consulta médica, quien tenga una obra social, debería hacerse atender en el efector privado, de manera tal que el hospital público se vea descongestionado y pueda optimizar mejor los siempre escasos recursos con que cuenta para los sectores más desprotegidos de la comunidad.
Las obras sociales deberán acelerar los tiempos para brindarles a sus afiliados la opción privada, incluimos aquí también a OSEP, que es la que mayor cantidad de beneficiarios tiene en el departamento.

Carlos Pérez Espuelas, especialista en desarrollo hospitalario, sostiene que el sector privado y el público deben mantener una continuada colaboración, rellenando aquél los nichos de atención de éste, compartiendo profesionales y experiencias, conformando alianzas estratégicas. Hemos de esperar que ese sea el norte que anime a quienes hoy tienen la responsabilidad de bregar por la salud de todos nosotros.

Finalmente, deseamos a Clínica Sur éxitos en la tarea emprendida, porque su éxito redundará en una mejor calidad de vida para todos los malargüinos.



OTRAS DE LA SECCIÓN EDITORIAL
LAS PASO SIN SENTIDO QUE COBRAN SENTIDO
Los argentinos nos encontramos en las vísperas de una nueva elección, en este caso Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) para dirimir los cargos de presidente, vicepresidente y legisladores nacionales en el caso de Mendoza solo diputados. En nuestro Tema Central damos información sobre este tema y las propuestas que llevan las distintas agrupaciones que se presentan.
HAY QUE PONERLE RACIONALIDAD A LAS FIESTAS DE MALARGÜE
En 2020 la fiesta de provincial de la nieve y el estival nacional del chivo tienen que tener racionalidad y participación del sector privado, de lo contrario Malargüe pierde, como lamentablemente nos ha pasado en este año.
LOS QUE SE VIENE, COMERCIOS A CIELO ABIERTO
La flamante conducción de la Cámara de Comercio y actividades a fines de Malargüe se ha planteado trabajar para que Malargüe sea una ciudad de “comercios a cielo abierto”, programa que desde hace casi 20 años viene implementando la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).
LOS DESAFÍOS DE BARRO Y OJEDA
Cuando el eco de las elecciones PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias) del pasado domingo comienza a acallarse es bueno reflexionar sobre los desafíos que tienenJosé Barro y Juan Manuel Ojeda, ahora ya candidatos que siguen en carrera para llegar a la intendencia.
GARANTIZAMOS LA PLURALIDAD
Vivimos en la Argentina de la grieta. Es esta, como se ha escrito, “una sociedad radicalizada en exceso, en la que los extremos y la intolerancia destacan sobre la racionalidad, la libertad y el respeto”. Nadie acepta a quien opina diferente y estamos siempre prestos a pedir las cabezas de quien no piensa como yo. Sólo aceptamos una opinión, la cada uno de nosotros. Hay un desprecio por el contrario.
LO INSTITUCIONAL Y LO ELECTORAL
La sabia Constitución que tiene la provincia de Mendoza, que impide la reelección del gobernador y del vicegobernador, les ha dado a esas figuras un grado de reconocimiento y de rol institucional muy marcados, que por ello ha llevado a que aquí exista un clima político de respeto y madurez cívica muy distinto al del resto de las provincias argentinas, que nos debe enorgullecer a todos los mendocinos. Por eso debemos cada vez más pedir a nuestros representantes ese compromiso con el respeto a la institucionalidad.
MALARGÜE DEBE SER UNA REGIÓN
En esta misma sección hemos expresado más de una vez que Malargüe es un departamento totalmente distinto al resto de la provincia y, por ende, merece un tratamiento especial a la hora de fijar políticas por parte del Estado.
UNA ZONA NO DEFINIDA EN LA ZONA
La recategorización del ítem zona dispuesta por la Dirección General de Escuelas ha generado molestias en el sector docente de toda la provincia, particularmente en Malargüe la medida, que sorprendió a los trabajadores de la educación, marca un total desconocimiento respecto de las características geográficas, climáticas, sociales y económicas, entre otras de nuestro extenso departamento.
REGAR LAS CALLES PARA QUE PASE EL GOBERNADOR
Quien vivió en la zona de barrios, especialmente en los de la zona sur, de la entonces Villa de Malargüe en las décadas de 1970 y 1980, como seguramente sucedió en las anteriores, recordará que las calles se regaban por parte del municipio “de vez en cuando”. Eso sí, el día anterior y la misma jornada de la visita de un Ministro o del mismo Gobernador de la provincia se “enlagunaban” las arterias por donde iba a pasar en su recorrida hacia la inauguración de alguna obra, entrega de algún terreno o cuando se visitaba una escuela. La limpieza de las calles y hasta las veredas se hacía con esmero en el circuito que recorrería la caravana de funcionarios visitantes y locales. Era común en la época escuchar de boca de los vecinos “pueda ser que venga pronto el gobernador y pase por nuestra calle para que la arreglen y la rieguen”.
LA APATÍA QUE PARALIZA
Llama la atención el poco grado de involucramiento que existe en nuestra sociedad a la hora de encarar acciones colectivas en bien del interés del conjunto, cuando en la redes sociales hay mucha gente opinando de todo, todo el tiempo.
PADRES, NO DEJEN A LOS MAESTROS Y PROFESORES SOLOS
En algunas historias de vida que hemos publicado en este medio, en corrientes conversaciones con personas mayores, aparecen comúnmente las expresiones “me echaron a la escuela a tal edad”, “echar los niños a la escuela” u otras similares para referirse al envío a los establecimientos educacionales de una determinada persona o de un niño para que aprendan a leer y escribir.