OPINIÓN


Edición Número 223 del 15 de Febrero de 2018

PUESTEROS, CRIANCEROS Y CAMPESINOS TRASHUMANTES: RECLAMOS Y RESISTENCIAS
330

Oscar Soto
Licenciado en Ciencias Políticas. Facultad de Ciencias Políticas y Sociales UNCuyo. Mendoza, Argentina.
oscaritosoto@gmail.com / @OscaritoSoto

“Todo aquello que por suceder en las orillas, en los bordes, aparece como no esencial para la reproducción del sistema […] oculta la clave de un orden contrahecho que se revela precisamente en su disformidad”
(Armando Bartra, “El hombre de hierro”, 2008)

La utilización del término campesino en Argentina resulta, de manera particular, una costumbre aun reticente en ciertos sectores sociales, políticos y académicos. Progresistas, conservadores, ecologistas, industriales o intelectuales, cualquiera sea, suelen marcar distancias -a sus maneras- respecto de la idea del sujeto campesino. Los unos por desconocimiento, los otros por oposición deliberada; lo cierto es que el modo de vida campesino sea por la exhaustividad clasificatoria o por la negación de un otro interno, -campesino o indígena- en un país auto-percibido hegemónicamente urbano , suele ser presa fácil de prejuicios y reduccionismos.

La opinión pública generalizada de nuestro país no escapa a un tipo de colonización persistente que normativiza las formas de comprensión de los sectores agrarios o campesinos, aun cuando, huelga decirlo: las variadas formas de organización del mundo rural en Argentina tienen profundos puntos de confrontación y difieren en muchos sentidos en sus formas de habitar la tierra y desarrollar sus actividades productivas. Así, no es lo mismo un chacarero de la pampa húmeda, un colono del norte argentino o un puestero del sur de Mendoza, a los fines de las dinámicas que el capitalismo le ofrece al campo.

Estos últimos, componen el ancho espacio de economías de subsistencias o sistemas de vida no integrados absolutamente al metabolismo del capital. Es que la vida de la trashumancia o el hábito de la cría de animales, las tareas de pastoreo o la actividad de un castronero, poco hilvanan en el tejido del aparato económico capitalista “moderno”. Las modalidades ancestrales en las que el modo de vida campesino se vincula con la tierra y a su vez con su entorno natural, denotan su principal característica social y espiritual.

Campesinos en nuestras tierras acaparadas por dueños a los que se no se les ve el rostro son, como sostiene Armando Bartra: el resultado del capitalismo y la resistencia a ese capitalismo . Saben, nuestros puesteros, crianceros y campesinos, de las caminatas bajo el sol mirando de reojos la Cordillera de los Andes, del frío implacable que se cuela por debajo de las cobijas, de desarmar la montura del caballo para hacer la noche donde toque, siempre vigía de chivos y cabras camino a su pastaje... Allí donde solo el silencio colosal tiene derecho a la palabra, puesteros como los malargüinos, del sur de Mendoza, Argentina, resisten el paso del tiempo y la violencia de este sistema cada vez más egoísta y deshumano.

Sin embargo, la vida de pastoreo y la trashumancia históricamente marginal en Argentina, no solamente sufre el olvido silencioso de la prensa y los gobiernos, sino que además es reseñada como la causa de muchos de nuestros males, ecológicos, naturales y sociales. Resulta ser que los excluidos no solo deben asumir el papel de relegados, sino que además su persistencia pone en riesgo a un otro que no empatiza con la problemática rural y sus penurias. La gravedad ecológica de hechos como los sucedidos en Malargüe recientemente con la muerte por envenenamiento de 34 cóndores , es un hecho sin precedentes por tratarse de una especie protegida importantísima para la región, no obstante, esto ha habilitado a un conjunto de voces oficiales o no, dispuestas a apuntar a puesteros de manera genérica por la perdida de seguridad ecológica de un tipo de fauna que esta en peligro.

Resulta llamativo que no se ponga sobre la mesa la histórica demanda de puesteros por sus tierras, que escasamente se mencione la extranjerización del territorio campesino local, o las condiciones de vida de los pobladores rurales sin asistencia, caminos, ni resguardos ante la perdida de su producción; mucho menos se escucha hablar de quienes comercializan sustancias toxicas como carbofurano u otros pesticidas propios del agronegocio, que se expande por Argentina y América Latina...

Una mirada crítica con sensibilidad ecológica que desconoce el proceso de acaparamiento de tierras, la expulsión de las comunidades rurales y sus procesos de resistencia, difícilmente alcance a aportar soluciones a las problemáticas sociales de nuestro territorio. Las formas de daños o costes medioambientales de cierto tipo de actividad ganadera o pecuaria, debe ser leída en clave de generar mejores condiciones para la actividad campesina como tal, -por la cual luchan los movimientos campesinos a nivel internacional como la Vía Campesina-, y no en los términos que sugiere el gran capital: terminar de borrar al sujeto campesino. Así como en el proceso de globalización se expande un sistema económico neoliberal, también se multiplican las esperanzas globales de reconocimiento a la vida de las comunidades campesinas, como nuestros puesteros y crianceros locales.

OTRAS DE LA SECCIÓN OPINIÓN
OPINIÓN
RADICALES EN SU SALSA
Si algo hemos visto en los últimos 30 días en Malargüe es que los radicales, y de su mano todo el frente Cambiemos, están en su salsa, esa en la se sienten tan cómodos, la de la interna cruel, despiadada, intestina.
DERECHO A RÉPLICA
El Director de Defensa Civil, Daniel Rodríguez, solicitó su derecho por la nota “Una tormenta, varios problemas” que publicamos en nuestro número anterior en la cual indicamos que “en la ruta nacional 145, a Paso Pehuenche, se produjeron varios cortes producto del desmoronamiento de algunos cerros y la crecida de arroyos. La familia Cara, de Bardas Blancas, cuyo puesto se ubica sobre ruta nacional 145,a escasos metros de la intersección con la nacional 40, sufrió embanque de algunas instalaciones del mismo, no contando con el auxilio del municipio para tratar de volver a la normalidad ya que se les negó cualquier tipo de ayuda por parte de Defensa Civil”.
OPINIÓN
XENOFOBIA MALARGÜINA
Me preocupa sobremanera el alto nivel de intolerancia, rencor, odio, de no pocos vecinos de nuestro Malargüe hacia quienes vienen de otros lugares a radicarse en el departamento, hacia algunos vecinos latinoamericanos, lo que refleja la xenofobia de esas personas.
OPINIÓN
¿Y QUÉ ES LA TRADICIÓN?.. ME PREGUNTO
Es el precioso legado que nos dejaron nuestros mayores. Es parte de la historia colectiva y familiar, que se fue escribiendo día tras día, en la paz y en la guerra, con risas y con llantos, con esperanzas que se atrevieron a enfrentar la adversidad en soledad y en compañía.
¿LA POLICIA RURAL LLEGA O NO LLEGA?
“Qué contraposición diría yo a lo que efectivamente se viene realizando; he estado en contacto con autoridades policiales y en el ex predio de la Feria Ganadera -frente al Matadero Frigorífico Municipal, nos está faltando formalizar un convenio de cesión de uso, ahí es la intención que se pueda radicar la Montada, Canes, Cuerpos Especiales y la Policía Rural, para brindar una mayor cobertura de seguridad para nuestra comunidad. Desmiento la versión de que nos oponemos a que llegue a Malargüe la Policía Rural”. Declaraciones del secretario municipal de Agricultura y Ganadería, doctor Jorge Céspedes.
EL DERECHO A HUELGA Y EL DERECHO A TRABAJAR
El artículo 14 de nuestra Constitución Nacional garantiza el derecho de trabajar. El 14 bis dice que se asegura al trabajador la organización sindical libre y democrática, además del derecho de huelga, entre otras cuestiones indiscutibles del campo laboral.
OPINIÓN
PORTEZUELO…LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ O LO QUE EL VIENTO TRAE
Ahora Alfredo Cornejo sueña y es prudente a la hora de hablar. Se mete de lleno en el tema y puedo deducir que lo ayuda, por las malas experiencias anteriores, que no está en campaña y su gestión recorre los primeros meses.
OPINIÓN
CONCEJALES, CAMINEN LAS CALLES
Una vez más los concejales de Malargüe han demostrado que legislan encerrados entre cuatro paredes y que poco caminan las calles y muchos menos las transitan en sus autos, sino cómo se justifica la aprobación de la Ordenanza 1815/16 que le cambió el doble sentido de circulación a la mayoría de calles del barrio Gustavo Bastías, pero no hizo lo propio con la continuidad de las mismas hacia los barrios Municipal y Los Intendentes, lo que está generando un verdadero problema a los usuarios.

Periódico Ser y Hacer de Malargüe
Redacción y administración: Cacique Millanquín 1074 Malargüe, Mendoza -Tel. Prensa: 54 260 15 4570011. Publicidad: 54 260 15 4316571- Dirección: Téc. Sup. en Periodismo: José Eduardo Araujo. Diagramación y Armado: Verónica Bunsters. Periodistas: José Eduardo Araujo - Pamela Rodríguez. Web Master: Téc. Sup. en Inf. David Zaragoza.