NOTICIAS DIARIAS

MURIO EDUARDO LLAMBÍAS, QUIEN MÁS CONOCIMIENTOS TENÍA DE PAYUNIA

1457

El sábado pasado sábado, 12 de mayo, dejó de existir el Prof. Dr. Eduardo Jorge Llambias, con lo cual la Argentina ha perdido a uno de los más grandes geólogos y docentes de los últimos tiempos.

Llambias, desde que hizo su tesis doctoral en La Payunia, fue uno de los geólogos y petrólogos que más conocía la geología ígnea de Malargüe, describió el denominado “magmatismo detrás arco”. Fue un gran investigador científico, de renombre internacional.

El año pasado estuvo en la escuela Técnica Minera compartiendo sus conocimientos con docentes y alumnos de ese establecimiento educacional y seguía investigando.

Provenía de una familia que ha tenido intensa actividad intelectual por lo que recibió una formación cultural y humana que favorecieron para que se convirtiera en una personalidad dentro de la Geología, tanto en su carácter de investigador como de profesor. Su estilo campechano, franco, abierto totalmente a expresar lo que pensaba, hizo que siempre fuera fructífero poder compartir una conversación, porque era un hombre ampliamente generoso al momento de ofrecer sus conocimientos.

Llambías cursó la carrera en la Universidad de Buenos Aires entre 1955 y 1960 haciendo con entusiasmo sus primeras campañas con el Dr. J.C.M. Turner quien tenía a su cargo la confección de Hojas Geológicas para la Dirección Nacional de Geología y Minería. Eran campañas de varios meses de duración en condiciones precarias de campamentos y estadías en lugares inhóspitos, sin comunicaciones y con poco contacto con lugareños.

Pero un momento clave en su carrera fue cuando el Dr. González Bonorino, para entonces una fuerte personalidad científica con reconocimiento internacional, le propone ‘si se animaba’ a hacer la tesis doctoral en la zona del Payún-Matrú en nuestro Malargüe, de la cual se tenía poca información de las rocas volcánicas que la componían. Él se animó y llevó a cabo en forma solitaria, pero con el apoyo fundamental de los baqueanos y sus mulas cargueras. Este trabajo que culminó como tesis doctoral en 1964, le permitió desentrañar la estructura volcánica externa de una zona compleja y a partir de allí iniciar una especialización muy importante para el país.

Posteriormente tuvo oportunidad de trabajar en el distrito minero Agua de Dionisio y Farallón Negro, donde completó un detallado mapeo geológico que sigue vigente en sus aspectos fundamentales, permitiéndole interpretar los procesos endógenos causantes de la mineralización hidrotermal. Luego pasa a estudiar los cuerpos graníticos del Paleozoico Superior de la Cordillera Frontal de San Juan, hasta que en 1966 decide, por los problemas políticos del país y especialmente de la UBA donde participaba en la docencia, aceptar una beca externa de CONICET para viajar a la Universidad de Stanford (EE. UU.) y continuar con su especialización en temas volcanológicos y sus yacimientos asociados. A su regreso al país reinicia su actividad científica y docente en la Universidad Nacional del Sur con sede en Bahía Blanca con un proyecto en el Macizo Norpatagónico donde se registra una relevante meseta volcánica en la provincia de Río Negro que atrapó su atención. Luego extendió sus estudios a la provincia de La Pampa consiguiendo apoyo económico para el mapeo general de la zona. En 1975 ingresa a la Carrera de Investigador del CONICET con lugar de trabajo en la UNS donde conformó un grupo de trabajo con investigadores, becarios y tesistas. Aquí tiene una lamentable interrupción por los sucesos de 1976 y renuncia a la universidad para radicarse nuevamente en Buenos Aires donde es dejado cesante por el CONICET. En este lapso tuvo que trabajar como consultor independiente en yacimientos de wolframio de San Luis hasta que es contratado por la UNSJ para estudiar un eventual repositorio nuclear en la zona de Sierra del Medio cercana a Gastre en la provincia de Chubut. Sus conclusiones luego de un detallado trabajo fueron que, si bien existían fallas, la zona estaba preservada de actividad tectónica y podría ser apta para construir un posible repositorio. Luego siguieron otros trabajos en los cuales participó activamente.
Hacia fines de la década de 1980 se integra a la Universidad Nacional de La Plata ganando el concurso de la Cátedra de Petrología que había dejado vacante por jubilación el Prof. Dr. Mario Teruggi. A los pocos años decide mudarse a la ciudad de La Plata e integrarse al Centro de Investigaciones Geológicas.

Dirigió tesis doctorales, escribió libros que son hitos en la volcanología argentina y numerosos artículos de su especialidad. Sus charlas y conferencias siempre fueron muy amenas, matizadas con hermosas vistas de campo que lo marcaban como un experto fotógrafo, cautivando al auditorio por su claridad y profundos conocimientos, señalando de acuerdo a su experiencia personal como enseñanza primordial la necesidad de insistir en las rigurosas observaciones de campo.

Mereció por sus condiciones académicas y labor institucional la designación de Profesor Emérito de la UNLP, Premio Nacional de Geociencias otorgado por el Ministerio de Educación de la Nación, Premio Asociación Geológica Argentina en la temática de su especialización, fue Miembro Honorario de la misma institución.

Fue un ser humano de notables condiciones intelectuales, dueño de una gran modestia y honestidad intelectual. Fue un verdadero maestro.

Periódico y Diario digital Ser y Hacer de Malargüe acompañan a su familia y amigos en este duro momento.

Fuente datos biográficos Dr. Llambías: Asociación Argentina para el Progreso de las Ciencias.
OTRAS DE LA SECCIÓN NOTICIAS DIARIAS

Periódico Ser y Hacer de Malargüe
Redacción y administración: Cacique Millanquín 1074 Malargüe, Mendoza -Tel. Prensa: 54 260 15 4570011. Publicidad: 54 260 15 4316571- Dirección: Téc. Sup. en Periodismo: José Eduardo Araujo. Diagramación y Armado: Verónica Bunsters. Periodistas: José Eduardo Araujo - Pamela Rodríguez. Web Master: Téc. Sup. en Inf. David Zaragoza.