EDITORIAL


Edición Número 242 del 1º de Diciembre

CUANDO GANAN LOS VIOLENTOS

En los últimos 15 días hemos sido testigos, tanto en Malargüe como a nivel nacional, de hechos de violencia que deberían avergonzando como sociedad.

Decile en papel

El 16 de noviembre las destrezas criollas que se realizaban en el sector sur del Parque del Ayer terminaron abruptamente por un enfrentamiento entre bandas antagónicas que tuvo, a nuestro modo de ver, una desmedida intervención por parte del personal policial de Cuerpos Especiales que dejó un caballo muerto, pero que bien pudo ser una persona. Como consecuencia de ello se suspendieron las actividades previstas para los días siguientes.

La gran final de la Copa Libertadores de América entre River y Boca no pudo jugarse porque los jugadores del visitante fueron vilmente agredidos cuando se dirigían al estadio de Núñez. El operativo de seguridad que se montó fue pésimo y lo que debió ser una fiesta del fútbol por poco no terminó en tragedia. Resultado, no se jugó el partido y comenzaron los dimes y diretes mediáticos.

Cuando ganan los violentos, como alguien escribió en redes sociales, nos quitan la alegría, las ganas, las ilusiones, hay dolor en el alma.

Es momento de “parar la pelota”, pero no para suspender un partido, sino como sociedad.Es momento de hilar profundo, de serenarnos, despojados de pasiones y reflexionar acerca de qué nos está pasando para encontrar caminos que nos lleven a vivir en paz.

No habrá nadie que niegue que de esto se sale con educación, ahora con qué educación. Estamos convencidos que no vamos a salir con una educación que sólo inculca derechos y más derechos sin contraponerle a ellos las obligaciones. Tampoco con una educación que busca sacarle a los padres la patria potestad para reemplazarla por ideologías cargadas de odio que promueven la cultura de la muerte, el individualismo y la autodestrucción del ser humano. Con una educación que no tenga en cuenta la cultura y el sistema de creencias de la gente.

Vamos a aislar a los violentos cuando la educación se centre en valores y haya políticas de Estado que cada vez los profundicen más; Cuando se cuide eduque para la razón pero también para el espíritu; Cuando la educación reconozca que sin principio de autoridad, que nada tiene que ver con autoritarismo, será imposible poner límites, tan necesarios en la sociedad actual.

Cuando ganan los violentos,muchos de ellos en estructuras de poder, los ciudadanos de buena voluntad, que estamos convencidos somos mayoría, tenemos que comprometernosy trabajar por una sociedad con valores.



OTRAS DE LA SECCIÓN EDITORIAL
LOS DESAFÍOS DE BARRO Y OJEDA
Cuando el eco de las elecciones PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias) del pasado domingo comienza a acallarse es bueno reflexionar sobre los desafíos que tienenJosé Barro y Juan Manuel Ojeda, ahora ya candidatos que siguen en carrera para llegar a la intendencia.
GARANTIZAMOS LA PLURALIDAD
Vivimos en la Argentina de la grieta. Es esta, como se ha escrito, “una sociedad radicalizada en exceso, en la que los extremos y la intolerancia destacan sobre la racionalidad, la libertad y el respeto”. Nadie acepta a quien opina diferente y estamos siempre prestos a pedir las cabezas de quien no piensa como yo. Sólo aceptamos una opinión, la cada uno de nosotros. Hay un desprecio por el contrario.
LO INSTITUCIONAL Y LO ELECTORAL
La sabia Constitución que tiene la provincia de Mendoza, que impide la reelección del gobernador y del vicegobernador, les ha dado a esas figuras un grado de reconocimiento y de rol institucional muy marcados, que por ello ha llevado a que aquí exista un clima político de respeto y madurez cívica muy distinto al del resto de las provincias argentinas, que nos debe enorgullecer a todos los mendocinos. Por eso debemos cada vez más pedir a nuestros representantes ese compromiso con el respeto a la institucionalidad.
MALARGÜE DEBE SER UNA REGIÓN
En esta misma sección hemos expresado más de una vez que Malargüe es un departamento totalmente distinto al resto de la provincia y, por ende, merece un tratamiento especial a la hora de fijar políticas por parte del Estado.
UNA ZONA NO DEFINIDA EN LA ZONA
La recategorización del ítem zona dispuesta por la Dirección General de Escuelas ha generado molestias en el sector docente de toda la provincia, particularmente en Malargüe la medida, que sorprendió a los trabajadores de la educación, marca un total desconocimiento respecto de las características geográficas, climáticas, sociales y económicas, entre otras de nuestro extenso departamento.
REGAR LAS CALLES PARA QUE PASE EL GOBERNADOR
Quien vivió en la zona de barrios, especialmente en los de la zona sur, de la entonces Villa de Malargüe en las décadas de 1970 y 1980, como seguramente sucedió en las anteriores, recordará que las calles se regaban por parte del municipio “de vez en cuando”. Eso sí, el día anterior y la misma jornada de la visita de un Ministro o del mismo Gobernador de la provincia se “enlagunaban” las arterias por donde iba a pasar en su recorrida hacia la inauguración de alguna obra, entrega de algún terreno o cuando se visitaba una escuela. La limpieza de las calles y hasta las veredas se hacía con esmero en el circuito que recorrería la caravana de funcionarios visitantes y locales. Era común en la época escuchar de boca de los vecinos “pueda ser que venga pronto el gobernador y pase por nuestra calle para que la arreglen y la rieguen”.
LA APATÍA QUE PARALIZA
Llama la atención el poco grado de involucramiento que existe en nuestra sociedad a la hora de encarar acciones colectivas en bien del interés del conjunto, cuando en la redes sociales hay mucha gente opinando de todo, todo el tiempo.
PADRES, NO DEJEN A LOS MAESTROS Y PROFESORES SOLOS
En algunas historias de vida que hemos publicado en este medio, en corrientes conversaciones con personas mayores, aparecen comúnmente las expresiones “me echaron a la escuela a tal edad”, “echar los niños a la escuela” u otras similares para referirse al envío a los establecimientos educacionales de una determinada persona o de un niño para que aprendan a leer y escribir.
SI QUISIÉRAMOS AL FESTIVAL
Una persona que trabaja incansablemente por la difusión de nuestro folklore, el Prof. Francisco Parada, le dijo a uno de nuestros periodistasque el principal problema que él ve respecto del Festival nacional folklórico del chivo es que los malargüinos no nos lo hemos apropiado,simplemente porque no hay evidencias concretas que la mayoría lo quiera. Coincidimos con él, es que cuando alguien quiere algo o a alguien lo cuida, protege, busca que siempre mejore, realiza críticas constructivas, aporta su experiencia o visión para ayudar a crecer.
QUE TENGAMOS UNA CAMPAÑA DE IDEAS Y CON GENTE HONRADA
Estamos a días de conocer quiénes van a aspirar a cargos municipales, provinciales y departamentales, tanto para los Ejecutivos como para los legislativos. En el transcurso de este mes, o a lo sumo en marzo, se bajará la “bandera a cuadros” para dar comienzo a una campaña electoral que, presumimos, vamos a tener prácticamente hasta fin de año, si hay segunda vuelta a nivel nacional.
TOMARNOS LAS COSAS EN SERIO
En Ser y Hacer de Malargüe tenemos como una de nuestras principales premisas “la verdad antes que la primicia”, ello en función que no brindamos ninguna información sin antes tener una declaración, un escrito, que respalde lo que vamos a publicar. No todos actúan de esa manera y por esas irresponsabilidades no nos puede llamar la atención que en San Rafael, por ejemplo, se haya dicho y publicado que era necesario llevar cadenas en los vehículos para utilizarlas en la ruta nacional 145 a paso Pehuenche, tramo Bardas Blancas-Las Loicas, por la precipitación de cenizas. Es que, como dice el refrán, “a río revuelto ganancia de pescadores”.